Bajo Eléctrico

El bajo Tumbao

El Tumbao es una de las formas principales del bajo en la Salsa, Rumba, y buena parte de la música latina

Anuncios

El “tumbao” no es un estilo en sí, sino más bien una forma de tocar, que se aplica a varios estilos. Sobre todo se utiliza en estilos centroamericanos, como el Son, la Rumba, etc.
Generalmente entraña una cierta dificultad, sobre todo para los músicos europeos, puesto que se trata de una manera de tocar asociada de forma muy directa a la cultura Latinoamericana.

Una de las principales características de las líneas de bajo de este estilo, es que van “colgadas” en el tiempo.
Por una parte, el bajo anticipa notas de los acordes que vendrán, y es el único instrumento armónico que lo hace, puesto que los patrones rítmicos del resto no incluyen esta anticipación.
Esto hace que el bajo se encuentre a veces un poco “solo” en ese espacio, aunque en general, el bombo de la batería tocará también en esos sitios.

La armonía puede ser completamente variable, pero es muy común encontrar partes con predominio de los grados I y V. Mucha de la música que en España denominamos “pachanga” está asociada directamente a este tipo de líneas de bajo, y desde luego, la Salsa.

Vemos aquí un pequeño fragmento de cuatro compases, con una armonía basada en los grados I y V.

Podemos observar que la línea trabaja solamente con la fundamental y quinta de cada acorde, pero en el cambio de acorde, es decir, en el tercer compás, en lugar de comenzar con la fundamental del acorde, lo hace con la quinta.
Esta inversión es algo muy característico de este tipo de línea, casi tanto como la misma fórmula rítmica.

No olvidemos que el compás utilizado es el 2/2, con lo que cada compás tiene en realidad 2 pulsos. En el 2/2 se utilizan las mismas figuras, con la misma relación, que en el 4/4, pero en lugar de marcarse cada uno de los cuatro tiempos, se marcan solamente el 1 y el 3.
Resulta un poco extraño, al principio, habituarse a la lectura en este compás, ya que las negras “parecen” corcheas.

Anuncios

En esta otra imagen, vemos una variante muy común de la progresión I – V. En este caso, cada acorde dura un solo compás, lo que, en compás de 2/2, da un efecto parecido a dos acordes por compás.

 

Cuando se introducen más variaciones armónicas, las posibilidades, y a veces las limitaciones, de la línea, crecen considerablemente.
En este otro ejemplo, vemos una línea sobre una progresión también muy típica, que incorpora el II grado.

A continuación, agregamos un grado más, el VI, para conformar un patrón armónico muy típico de todos los estilos, y por supuesto, también del latino: I – VI – II – V

Vemos en tres ejemplos diferentes de líneas, las variantes que tenemos, utilizando solamente la fundamental y quinta de cada acorde. Aunque otras notas serían posibles, estas son las principales, y como vemos, solo con ellas ya tenemos unas cuantas posibilidades:

Ejemplo 1

 

Ejemplo 2

 

Ejemplo 3

 

Con estos cuatro ejemplos puedes practicar estas líneas:

Tumbao 1a


 

Tumbao 1


 

Tumbao 2


 

Tumbao 3

 

Sobre las pistas de audio puedes practicar las diferentes líneas que hemos visto para cada progresión de acordes, y crear otras, siguiendo el criterio de enlazar fundamentales y quintas de forma conveniente. También es posible usar otras notas del acorde, pero igual que sucede en otros estilos, la quinta es preferente por su carácter menos melódico.

 

El bajo Tumbao
REVISTA Bajista NÚMERO 7
Análisis de Estilos
© Cristian Grüner

Etiquetas
Mostrar más

AulaActual

AulaActual es la primera escuela de música online, fundada en 1997. Desde entonces, perfeccionamos constantemente nuestro método a partir de la experiencia y los resultados. Incorporamos de forma permanente los avances tecnológicos útiles a nuestro propósito: enseñar música en Internet.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar